¿Quién es López Obrador, el candidato progresista que lidera las encuestas en México? - La Patria Grande

Titulares

"Alerta que camina la espada de Bolivar por América Latina"

sábado, 23 de junio de 2018

¿Quién es López Obrador, el candidato progresista que lidera las encuestas en México?




Resumen Latinoamericano*, 23 de Junio de 2018

Con propuestas nacionalistas y de redistribución de renta, el candidato puede representar un cambio en la vida política mexicana.

En los últimos años, las elecciones generales en México, que se celebrarán el 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador, del partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), despunta como favorito para ocupar la presidencia, con más del 20% de ventaja sobre Ricardo Anaya, del PAN (Partido de la Acción Nacional), que representa la segunda fuerza política del país, detrás del PRI (Partido Revolucionario Institucional), del actual presidente Enrique Peña Nieto.

López Obrador perdió dos elecciones consecutivas, las presidenciales de 2006, con Felipe Calderón, y las de 2012, con Enrique Peña Nieto. En los dos pleitos hubo denuncias de fraude electoral. Sin embargo, en ninguna de las elecciones anteriores las encuestas de intención de votos señalaban la diferencia que hay en ese momento entre el primer y el segundo colocado.

Para los analistas entrevistados por Brasil de Fato, el liderazgo en las encuestas es el resultado de la insatisfacción popular con los partidos tradicionales, el PRI y el PAN, que gobernaron el país en los últimos 89 años. “El liderazgo de López Obrador frente a los demás candidatos viene de la indignación de los mexicanos con un modelo de gobierno que fracasó”, afirma el secretario de relaciones exteriores del Sindicato de los Electricistas de México, José Humberto Montes Oca Luna.

El bajo valor del salario mínimo, que actualmente está en torno a los 135 dólares, la concentración de riqueza en manos de pocos empresarios y el aumento de la pobreza extrema son algunas de las críticas a los gobiernos anteriores, con la evaluación del analista político Katu Arkonada.

Según los datos de Oxfam, organización internacional de derechos humanos, actualmente los niveles de pobreza de México son muy parecidos a los presentados en la década de 1990. “En los últimos 20 años, desde que México comenzó a participar en los tratados de libre comercio con Estados Unidos, la pobreza en el país osciló muy poco. “Subió y bajó, más el nivel de pobreza que hoy se ve en México es muy parecido a la presentada entre el inicio y la mitad de los años 90”, informó el director ejecutivo de Oxfam México, Ricardo Fuentes-Nieva, en una conferencia de prensa.

Es en ese contexto que Obrador se diferencia de los demás presidenciables. Según el sindicalista Oca Luna, el candidato del partido Morena es el único que ofrece una propuesta de país diferente y una alternativa de cambio real. A pesar de que Obrador no es considerado un candidato de la izquierda tradicional, es un político que surge de las bases del llamado “nacionalismo revolucionario mexicano”, representado por el ex presidente Lázaro Cardenas, que gobernó México entre 1934 y 1940, y promovió reformas importantes en el estado , a ejemplo de lo que hizo Getúlio Vargas en Brasil y el general Juan Domingo Perón en Argentina.

“Obrador no viene de la izquierda tradicional, nunca militó en partidos de izquierda como el Partido Comunista. Sin embargo, su principal identidad política es el nacionalismo revolucionario. Él critica el modelo neoliberal. El saldo de treinta años de gobiernos neoliberales en México es desastroso. López Obrador es consciente de que está proponiendo una salida alternativa, sin ir a fondo. Dentro de un margen de posibilidad, él propone hacer ajustes, reformas económicas y políticas que permitan redistribuir la riqueza “, afirma Oca Luna.

El discurso nacionalista de Obrador está relacionado sobre todo con el sector económico. Él afirma que las riquezas naturales del país, como el petróleo y el agua, continuarán bajo el control del Estado mexicano. El presidente Peña Nieto propuso en 2014 una reforma energética, que privatizó parte del sector eléctrico. También permitió una mayor apertura en el sector petrolero para entrada de empresas extranjeras en el sector de explotación y producción, que hoy es controlado por la empresa estatal Pemex. “Voy a frenar las privatizaciones y recuperar a PEMEX para los mexicanos”, dijo Obrador.






Otro aspecto nacionalista de su campaña es la propuesta relacionada con la producción de alimentos del país. El 10 de abril, el candidato se reunió con 5.000 campesinos en el estado de Zacatecas, en la región central del país, donde firmó un documento en el que reafirma su compromiso de implementar el Plan de Ayala del Siglo 21, que propone una serie de políticas de gobierno, la producción agrícola dirigida a los pequeños productores rurales y comunidades indígenas. “Vamos a devolver a México la soberanía alimentaria que perdió con los gobiernos neoliberales”, aseguró Obrador.

Críticas para Obrador

Para tratar de ganar esas elecciones, Andrés Manuel López Obrador llegó con un discurso más moderado, hizo acuerdos con el sector financiero y empresarial mexicano y hasta una alianza con el conservador Partido Encuentro Social (PES), leyenda evangélica de extrema derecha. De acuerdo con Morena, alianzas como esa con el PES fueron necesarias para garantizar la presencia en ciertos sectores que Obrador no tenía espacio. Además, por ser un partido pequeño y con apenas tres años de registro electoral, Morena no tiene actuación masiva en todo el país. La alianza con otros partidos también es vista como importante para garantizar la presencia de testigos electorales en todas las mesas de votación y así disminuir las posibilidades de fraude.

“La diferencia entre esa elección y las anteriores es que ahora los acuerdos con el sector del capitalismo mexicano, con los políticos vinculados al PRI ya la iglesia evangélica, pueden resultar en la victoria de Obrador, pero eso no elimina por completo la forma sucia de “el fraude, pero ganando o perdiendo el escenario para los movimientos sociales es difícil, por estar fragmentados y debilitados”, analiza el activista político y filósofo, doctor de la Universidad Autónoma de México, Rafael Magdiel Sanchez Quiroz.

Además, las organizaciones de izquierda y movimientos sociales critican la composición de su gabinete, si es elegido. En la página de campaña de Obrador se publicaron los principales nombres que deben asumir los ministerios en su gobierno. El caso más emblemático es el del futuro ministro de Agricultura, el ingeniero agrónomo Victor Villalobos, defensor de los transgénicos y ex director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que forma parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) .

A pesar de las críticas, el analista político Katu Arkonada afirma que Obrador es la única opción de la izquierda en ese momento. “Entre los candidatos con reales posibilidades de llegar al poder, Andrés Manuel López Obrador es el único progresista y que puede ofrecer una alternativa a los sectores sociales y de izquierda. López Obrador es la izquierda posible hoy en México.

En esa misma línea, Oca Luna dice un posible gobierno Obrador podría también tener como efecto positivo frenar la persecución a la izquierda. “Sólo el hecho de tener un gobierno que no nos mate o nos persiga ya será un gran avance y permitirá a la izquierda reorganizarse, llenar ese vacío político que dejó la falta de una alternativa que realmente pueda representarnos como izquierda”.

Edición: Pedro Ribeiro Nogueira




* Brasil de fato

http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/06/23/quien-es-lopez-obrador-el-candidato-progresista-que-lidera-las-encuestas-en-mexico/


La Patria Grande publicó esta noticia siguiendo la regla de Creative Commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Pages