La cultura tras los tiroteos escolares - La Patria Grande

Titulares

"Alerta que camina la espada de Bolivar por América Latina"

lunes, 4 de junio de 2018

La cultura tras los tiroteos escolares



Traducido del inglés para Rebelión por J. M.


Foto de Phil Roeder | CC BY 2.0

Otra semana, otro tiroteo masivo y aún el discurso sobre la violencia sigue girando alrededor de los individuos. El objetivo es inyectar miedo en la gente. El objetivo es dividirnos. El objetivo es hacernos temer unos a otros. El objetivo es justificar un mayor control de las personas y continuar destruyendo las libertades civiles. La frase antigua "si ves algo di algo" ha aparecido nuevamente. Esta es la frase que salió del 11 de septiembre. Enlista a cada uno de nosotros en la guerra contra el terror, contra el crimen, contra las armas. La otra palabra ahora es "fuerte". Se añade a cualquier nombre. No importa dónde ocurra el tiroteo, debemos ser "más fuertes". No más pacíficos. Más fuertes. Seguimos en guerra con alguien. Y al igual que en la guerra contra el terror y la guerra contra el crimen, el villano está en todas partes y en ninguna. Uno de esos países de Medio Oriente, no importa cuál. Uno de esos niños con capucha, no importa cuál.

Por más miserable que pueda ser Donald Trump, esta paranoica forma autocrática del fascismo estadounidense es un fenómeno posterior al 11 de septiembre. Y en gran parte se debe colocar a los pies de Bill Clinton y su giro hacia el encarcelamiento masivo. La histeria alrededor de los pistoleros no es completamente diferente de la conversación sobre los terroristas musulmanes, los inmigrantes violadores o los superdepredadores negros. La diferencia, por supuesto, es que la violencia masculina blanca a menudo se excusa como problema de salud mental. Lo que nos lleva al punto necesario de que hay una falsa esperanza en nuestra aplicación de la ley cuando defendemos las leyes de control de armas sin discutir la reforma de la justicia penal. Si las leyes de control de armas se emplean como leyes antiterroristas o contra el crimen, habrá un perfil racial superior, un colapso de los derechos individuales y el encarcelamiento masivo.

Esto no quiere decir que el control de armas no sea útil para reducir las muertes. Hay buenas razones para que los activistas aboguen por no dejar armas de fuego en manos de quienes practican la violencia doméstica o la crueldad con los animales, por ejemplo. Pero esta respuesta también subvierte estas formas de violencia a secundarias, ya que la falta de acceso a una semiautomática solo nos salvará al resto de nosotros. No es sorprendente que la violencia contra las mujeres en el hogar no se haya convertido en un problema grave, a pesar de que sigue siendo mucho más perjudicial que la violencia armada. ¿A quién le importarían estas víctimas? Sus casos son aislados. La implicación del terrorismo es que podría sucederle a cualquiera en cualquier momento. Entonces se hace necesaria una mayor represión de las fuerzas militares para salvarnos. Esta violencia solo se menciona porque puede justificar más violencia. Esta es la razón por la cual se menciona el terrorismo y la violencia contra las mujeres en el Medio Oriente.

Vale la pena señalar que la policía es totalmente inadecuada en lo que respecta a la violencia doméstica, con línea directa de servicio -2015- que indica que el ochenta por ciento de las víctimas creían que la policía no haría nada respecto de la violencia doméstica. ¿Y por qué lo harían? Estos muchachos son las personas más violentas del país. La policía está altamente militarizada. Dispara primero y pregunta después. Este artículo de Atlantic detalla cómo la policía es en realidad el peor perpetrador de violenciadoméstica. Los compara con los jugadores de la NFL, que perpetran menos violencia doméstica que el público en general, pero se los considera como los más violentos: esto también es muy racista. Donald Trump al querer patear a los jugadores de la NFL que se arrodillan cuando escuchan el himno nacional fuera del país, muestra una señal del nuevo fascismo altamente relacionado con el encarcelamiento masivo de Clinton y la guerra de Bush y Obama contra el terrorismo y las libertades civiles. La mala conducta de los oficiales militares, policiales y de inmigración se toma mucho más en serio que cualquier violencia real que ocurra.

Se supone que ahora todos debemos ser policías. Mira a George Zimmerman. Mira Charlottesville. Mira la política propuesta de armar a los maestros. Lo que debemos reconocer es que esta variedad de intervención vigilante paranoica reaccionaria que se defiende siempre se empleará contra los pobres y las personas "de fuera" de nuestra sociedad. Siempre habrá una gran cantidad de personas consideradas demasiado sospechosas como para existir. Esta histeria es condicionante con la gran cantidad de personas que realmente sienten la necesidad de resolver cualquiera de sus problemas con violencia. Los tiradores masivos se están haciendo eco de la forma en que nuestros líderes resuelven sus problemas.

Tanto el derecho a portar armas como el derecho a llevar a prisión, registrar y encarcelar están estrechamente relacionados con la supremacía blanca. Esta es la razón por la cual el problema es tan complejo. Debido a que las implicaciones de un mayor control de armas implícitamente señalan los puntos oscuros del poder y siguen siendo los hombres blancos de clase media quienes realizan los disparos. Ambos factores hacen eco de la supremacía blanca suprema de Donald Trump, quien es a la vez el mayor depredador y el más paranoico.

El Estado policial altamente militarizado, las más de 800 bases militares en todo el mundo, la política exterior beligerante y arrogante de nuestros líderes y el asalto al medioambiente por parte de nuestros amos corporativos son formas sistemáticas de violencia que son demasiado grandes para denunciar. Del mismo modo, la horrible agenda de los republicanos en lo que respecta a los nativos, se equipara con un populismo de derecha que está tomando a la nación de abajo hacia arriba. Esta narrativa ignora que los votantes de Trump eran más ricos que los votantes de Hillary. El interés propio, aunque a menudo se asocia con los pobres dependientes del Estado, es una posición privilegiada. Si uno vive en los márgenes de la sociedad, simplemente no puede permitirse el lujo de actuar como lo hacen Trump y los de su clase y salirse con la suya.

La cultura de Trump de resentimiento, individualismo y anarquía proviene de algún lado. Pero no se está filtrando a través de las grietas de alguna trama antisistema de personas perseguidas. Viene de las personas con más derechos y de mente simple dentro de nuestra cultura conocida. Este último tirador, un nerd patético de Santa Fe, se ajusta al perfil cultural de Estados Unidos. Pero hay una diferencia entre él y personas como Scott Pruitt o Dick Cheney. Él no puede matar y salirse con la suya. Pero es al menos un hijo del imperio estadounidense.

Este tirador era otro tipo de "solitario incomprendido". Uahuu. Lo siento, no hay aquí un amor perdido. Pero debe notarse que el Estados Unidos neoliberal está profundamente infectado de una cultura de aislamiento. Recuerde, Donald Trump dijo que no tiene amigos. Literalmente, no los tiene. Mientras que la falta de amistades de Trump puede ser tratada como una fortaleza, los tiradores escolares completamente aislados son vistos con una repugnante forma de sentimentalismo. La imagen del vaquero solitario altamente vinculada a Manifest Destiny. Él es pensativo. Él es incomprendido. No le han dado todo lo que quería. Debido a que actuó sobre estos sentimientos, ahora es un héroe.

En Estados Unidos se nos dice que podemos tener lo que queramos. Si no lo conseguimos, podemos tomarlo. Así es como funciona nuestra política exterior. Todo es desconocido, todo da miedo. La moderación y la consideración son una debilidad. Más grande es siempre mejor. Hay una profunda inocencia en nuestra cultura que se proyecta en los cuerpos de estos jóvenes que no son vistos como los psicópatas que son. Más bien los vemos como otra alma incomprendida a la búsqueda de su sueño.

Rastree esta historia de nuestro último tirador que disparó en la escuela porque fue rechazado por una muchacha. Esto proviene de una cultura inmersa en narraciones de interés propio. Esto proviene de una cultura supremamente superficial y crítica. Esto proviene de una cultura que tiene expectativas de riqueza y conquista que siempre son demasiado altas para lograr. Esto proviene de una cultura que corre por la vergüenza. ¿Qué lecciones estamos enseñando a nuestros hijos? ¿Cuáles son las implicaciones de una sociedad que dice que puedes tener lo que quieras? ¿Qué sucede cuando se aplasta la inocencia? ¿Cómo esperamos que las personas respondan?

Localiza esto donde quieras pero para mí se encuentra más en las películas estadounidenses. El triste lobo solitario rechazado es un tropo común ahora. Al igual que Trump, son perseguidos sin parar y deben vengarse. Trump es en última instancia un esnob. Un curioso y arrogante esnob. ¿Quién preferiría estar solo en su propio mundo de fantasía que tratar con otras personas?

Esta modalidad de los estadounidenses está en aumento en la era digital. ¿Cuántos de estos tiradores escolares pasan sus días solos con sus computadoras portátiles y en Xbox jugando sus juegos en universos alternativos donde violan princesas y conquistan castillos? Inicie sesión en Facebook y vea estándares de belleza artificiales e imposibles. Active una película de Judd Apatow de conquista de un nerd petulante. Active una película de Quentin Tarintino y verá la violencia artística de los fracasados.

A pesar de nuestra profunda ignorancia, Estados Unidos sigue siendo un país de élite y esnob. Somos expertos en todo, en nuestras subculturas, en nuestras ideologías políticas e incluso, absurdamente, en nuestra ignorancia. En serio, Donald Trump es un esnob ignorante. Y esta cultura funciona con resentimiento. Nos prometieron mucho y nos dieron tan poco. Nos desangraremos y esperaremos más. El sueño americano siempre se ha basado en el saqueo de pueblos, ya sean nativos americanos, negros o países de todo el mundo.

Lo que se encuentra en el corazón de la cultura estadounidense es la incapacidad de aceptar la diferencia y aceptar la verdad. ¿Por qué somos los últimos en resistir el cambio climático? ¿Por qué seguimos eligiendo estúpidos, me refiero a líderes realmente estúpidos?

Pero esta no es una cultura que comienza desde la base. Es una cultura que comienza en la cima. Y está más concentrada allí. Esta arrogancia e ignorancia y anarquía es una posición privilegiada. Sin nuestra riqueza, nuestra nación no podría saquear el mundo entero. La mayoría de la gente simplemente no puede permitirse el lujo de ser ciega a la verdad. No pueden darse el lujo de luchar y intimidar a todas las personas que conocen. Solo los más ricos pueden hacer tal cosa y salirse con la suya. Solo un hombre como Donald Trump podría estar en la bancarrota cuatro veces y salirse con la suya.

Los estadounidenses, especialmente los estadounidenses más acomodados, son todos niños al final del día. Niños oscuros y retorcidos, sí, pero todavía una especie de niños. Nadie está más protegido, delirante y enojado. Hay rabietas en todas partes. Indignación, mezquindad y violencia en todas partes. Pero también somos adultos. Adultos pesimistas, estresados ​​y santurrones.

Lo que permanece asombroso acerca de Estados Unidos es el complejo de persecución que tenemos. Aún somos la víctima. Y sorprendentemente lo creemos. Estos tiradores escolares no son diferentes. Creemos que podemos tomar lo que queramos. Creemos que este mundo no contiene diferencias para negociar, sino enemigos para derrotar. Estas son las historias de policías asesinos que disparan a jóvenes negros. Es la historia de hombres que disparan a mujeres que los rechazan. Es la historia de Donald Trump cuando negocia con otros líderes mundiales.

El hecho de que los demócratas solo puedan abogar por el control de armas muestra tanto su falta de imaginación moral como sus lazos profundos con las instituciones financieras que impregnan la violencia a lo largo de nuestras vidas. Mientras tanto, los republicanos pueden abogar por cualquier cosa que no sea el control de armas, pero pueden llegar por la fuerza y por ​​Dios. Por lo tanto, los demócratas mantienen el único mérito que les queda: no son republicanos. ¿Cuántas muertes probarán que esto simplemente no es suficiente?

Nick Pemberton es estudiante en Gustavus Adolphus College. Actualmente está empleado por Gustavus Dining Services. Nick nació y creció en en St. Paul, Minnesota. Él puede ser contactado en pemberton.nick@gmail.com

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/05/30/the-culture-behind-school-shootings/
Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=242399


La Patria Grande publicó esta noticia siguiendo la regla de Creative Commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Pages